10 consejos para entrenar por la noche

Share

Son muchos los corredores que por diversos motivos (horario laboral, falta de tiempo, compromisos familiares) deciden salir a correr por la noche. El entrenamiento nocturno puede convertirse en algo peligroso si no ponemos los cinco sentidos en lo que hacemos. Con estos diez pequeños consejos aportarás seguridad a tus rodajes en las últimas horas del día.

1.- Equípate con prendas reflectivas. Más que un consejo, es una obligación. El principal objetivo a la hora de correr por la noche es ser vistos por los conductores. Para ello, la mayoría de las marcas fabricantes de ropa técnica de running incluyen bandas o logos reflectivos en las prendas. Mejor si están en el pecho o la espalda.

2.- Repite circuitos ya conocidos. No te pongas a investigar lugares nuevos a esas horas de la noche de poco visibilidad. Si resides en una ciudad grande puedes perderte con facilidad, por ello es mejor asegurar un circuito ya conocido que tratar de innovar y perdernos a esas horas intempestivas.

3.- Evita pasos de cebra en calles estrechas. Si bien todos sabemos que la preferencia en los pasos de cebra es de los peatones (en este caso runners), los conductores muchas veces creen que a esas horas nocturnas ya nadie transita por las calles y, por tanto, no prestan el cuidado debido. Evita calles secundarias.

4.- Aprovecha las avenidas largas. Normalmente las avenidas principales son las que cuentan con mejor iluminación. Por las noches, que no habrá demasiada gente paseando, podemos aprovechar estas calles más largas para correr y evitar cruzar carreteras.

5.- Utiliza los carriles bici. Aunque no es lo ideal para nuestras articulaciones, en un rodaje no muy largo podemos optar por los carriles bici, por supuesto siempre respetando la preferencia de nuestros compañeros ciclistas.

6.- Aprovecha los parques con farolas. Si bien en muchas ocasiones los parques no cuentan con la iluminación que desearíamos, cuando corremos por la ciudad podemos aprovechar esos otros pequeños espacios verdes que hay entre edificios. Son lugares seguros y sin tránsito de coches.

7.- Lleva el móvil encima. El running es un deporte que en muchas ocasiones nos ha enseñado que más vale prevenir que curar, por lo que el móvil se convierte en algo tan imprescindible como las zapatillas cuando salimos a correr por la noche. Ante cualquier imprevisto, estaremos localizables.

8.- Presta atención al terreno. Saber donde pisamos es imprescindible en cada zancada. Ya sabes que una baldosa hundida o mal encajada puede hacernos tropezar o apoyar mal y, por tanto, lesionarnos. Los desperfectos del terreno no se perciben igual por la noche. Redobla atenciones.

9.- Evita ir escuchando música. Aunque correr con música es costumbre entre los corredores, por las noches necesitamos nuestros oídos para escuchar lo que ocurre a nuestro alrededor. Ir corriendo con música y sin escuchar puede hacernos no oir un coche y tener un accidente.

10.- Utiliza gafas si a diario lo haces. A las personas miopes la oscuridad les afecta más que al resto, por lo que si habitualmente llevas gafas durante el día, no te las quites para salir a correr por la noche, aunque te incomoden en el entrenamiento. Lo primero es tu seguridad.

Share